Eros

condones para sexo anal

Alergia al látex y relaciones sexuales

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

La alergia al látex es una afección bastante extendida que resulta un incordio en muchas situaciones; pero, especialmente, durante el sexo con preservativo. Aunque seguro que habrá quien la considere un castigo divino por poner barreras a la naturaleza y esas cosas, se trata de una reacción muy normal y en este artículo os voy a explicar en qué consiste para que la sepáis detectar a tiempo.

¿Qué es una alergia?

Lo más importante es tener claro, a grandes rasgos, en qué consiste un proceso alérgico.  Se trata de la hipersensibilidad a alguna sustancia no patógena, que produce unos síntomas muy característicos. O lo que es lo mismo; una sustancia que normalmente no tendría por qué producirnos ningún daño nos afecta particularmente desencadenando una respuesta que puede variar entre el amplio abanico de síntomas que ya conocemos. La persona que padece la alergia posee los anticuerpos específicos causantes de desencadenar la respuesta, pero es necesario que entre en contacto con el alérgeno para que ésta tenga lugar. Además, a medida que vayan aumentando las exposiciones, aumentará también la respuesta. Esta es por ejemplo la causa de que exista un número tan grande de alérgicos al olivo en la provincia de Jaén y de que no se conozcan casos de alérgicos a los libros entre los participantes de Hombres, Mujeres y  Viceversa.

La alergia al látex

El látex es una sustancia de origen vegetal presente en cosméticos, calzado, guantes y un sinfín de productos entre los que se encuentran los preservativos. Además, éstos a veces presentan sustancias espermicidas que también pueden causar respuestas alérgicas.  Es posible que la alergia tarde en desarrollarse, por lo explicado anteriormente de la respuesta al alérgeno, por lo que no debéis decir aquellos de “no, si lo que me noto no puede ser alergia al látex, porque nunca la he tenido”.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer tanto en el pene, como en la vagina y el ano. Siendo éstos algunos de los más frecuentes:

Picor e inflamación

Urticaria en la región genital

-Mal olor

Irritación y enrojecimiento

-En casos más graves, aunque muy poco frecuentes se podría producir un shock anafiláctico.

Solución

Aunque esta alergia raramente llega a desembocar en algo especialmente grave, es bastante molesta y sí que es cierto que si la exposición al alérgeno es muy repetida podría llegar a agravarse. Por eso, lo mejor es evitar el contacto con productos que contengan látex. En el caso del sexo, abandonar el sexo no es la solución, no os preocupéis, pero dejar de usar el preservativo tampoco. No olvidéis que es el único método anticonceptivo que, además, previene las ETS. Por eso, además de acudir a un alergólogo en caso de sentir estos síntomas, la solución es recurrir a los conocidos como preservativos de poliuretano. Es cierto que son más caros que los convencionales de látex, pero las enfermedades de transmisión sexual pueden salir mucho más caras aún. No os la juguéis.

Azucena Martín es biotecnóloga y redactora científica en Medciencia. Puedes leerla cada martes en IrisPeople.