Diseño

Andy Warhol Sombras

Andy Warhol en el Guggemheim

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Amigos de Irispeople quedan muy pocos días para que llegue Semana Santa y un buen plan para estas fechas es ir a visitar la exposición Sombras de Andy Warhol en el Guggenheim.

Andy Warhol (1928-1987) desarrolló una importante actividad como diseñador publicitario. Es un artista controvertido, pero muy influyente en el arte actual y que cambió de algún modo la forma de ver e interactuar con el arte. Personajes famosos como Elvis Presley o Marilyn Monroe, u objetos de consumo como la Coca-Cola o los botes de sopa Campbell se convirtieron en temas de sus icónicos cuadros. De alguna manera saca al arte de su ostracismo para pasar a retratar lo que ve a su alrededor.

Warhol quedará en el imaginario colectivo como uno de los artistas claves del Pop Art, un estilo artístico que tiene una profunda influencia en el diseño, la moda, los anuncios, las artes gráficas y la publicidad.

Los objetos de consumo y las obras del Pop Art se han visto inmersos en un mismo proceso evolutivo. El Pop Art no sólo era una tendencia que valoraba, recopilaba y copiaba imágenes de otros medios, además supo crear un lenguaje propio que tuvo una profunda repercusión que ha llegado a nuestros días impregnando la cultura visual contemporánea.

El trabajo de Warhol en un principio consistía en elegir una imagen, un estereotipo, de los medios de comunicación, recortarla, encuadrarla, mandarla al taller de serigrafía y pedir una ampliación al tamaño deseado, decidir el formato final, el número de veces que se iba a repetir, seleccionar los colores y hacer la impresión sobre papel o tela. Warhol trabaja sobre una imagen ya dada, que amplía y repite con pocas variaciones.

La obra de Warhol supuso un desafío a la noción existente de originalidad en el arte al reproducir de manera mecánica y repetitiva (a través de la serigrafía) imágenes de objetos comerciales cotidianos y presentarlas en el contexto de un espacio destinado a la contemplación de obras de arte, como la galería o el museo.

En 1963 se instala en su mítica Factory, en la calle 47 de Nueva York. Aquí Warhol y su equipo fabricaba discos (Velvet Underground) películas (Blue Movie y Flesh) y revistas (Interview). Warhol consigue crear una auténtica empresa artística.

Es en 1978, cuando Warhol se embarca en la producción de Sombras, expuesta actualmente en el Guggenheim de Bilbao. Estos 102 lienzos serigrafíados los realizó en la Factory con la colaboración de su entorno.

Andy Warhol Shadows, 1978–79 Installation of 72 of 102 paintings Acrylic, variously silkscreened and painted on canvas 76 x 52 inches (193 x 132 cm) each Dia Art Foundation Photo: Bill Jacobson

Bill Jacobson

Para entender la radicalidad que implican las Sombras hay que detenerse primero en el formato de la obra, concebida como una sola pintura en varias partes, cuyo número definitivo queda determinado por las dimensiones del espacio en que se instala.

Los lienzos que componen la obra se caracterizan por una paleta alegre y tonos brillantes. El fondo de cada lienzo está pintado con una mopa de esponja, cuyos rastros y manchas aportan “gestualidad” al plano pictórico. Las Sombras fueron creadas utilizando siete u ocho pantallas, como evidencian las leves diferencias de escala de las zonas oscuras y la presencia de puntos de luz aleatorios. A lo largo de las paredes de la sala se alternan el positivo y el negativo de las “sombras”.

Andy Warhol Shadows, 1978–79 Installation of 72 of 102 paintings Acrylic, variously silkscreened and painted on canvas 76 x 52 inches (193 x 132 cm) each Dia Art Foundation Photo: Bill Jacobson

Bill Jacobson

A pasar de la apariencia repetitiva y mecánica de la obra de Warhol es totalmente manual. Un hecho significativo de Sombras es la irreproductibilidad de la supuesta reproducción. Una cuestión que pone en tela de juicio la estética del “plagio” de Warhol y define su proyecto como fundamentalmente pictórico. Lejos de ser una réplica, cada Sombra se corresponde con una forma que revela su espacio con precisión y rotundidad, dirigiendo la mirada del observador hacia la luz, que es el tema central de la serie. Al concentrarse en la sombra para concebir la luz (estallidos de color), Warhol regresa al problema fundamental del arte: la percepción.

Por lo general, Warhol empleaba en su obra colores densos y brillantes, como los tonos rojos, negros, amarillos, blancos, azules, verdes y púrpura de las Sombras. La manera en que cada persona percibe el color depende directamente de su cerebro. Los millones de células que se hallan en el fondo del ojo (fundamentalmente conos y bastoncillos) son responsables de depurar la luz y de transformarla en impulsos eléctricos que se envían al cerebro a través del nervio óptico. Los conos, situados en el área central de la retina, en una zona denominada fóvea, distinguen tres colores principalmente: el rojo, el azul y el verde. La función del cerebro es hacer que la percepción del color sea un hecho consciente. A Warhol le fascinaba la influencia del color para introducir datos o mensajes codificados, siguiendo las teorías del psicólogo del color estadounidense e historiador del arte Faber Birren (1900–1988).

Andy Warhol Shadows, 1978–79 Installation of 72 of 102 paintings Acrylic, variously silkscreened and painted on canvas 76 x 52 inches (193 x 132 cm) each Dia Art Foundation Photo: Bill Jacobson

Bill Jacobson

La exposición se puede ver hasta el 2 de octubre de 2016. Además en el Guggeheim de Bilbao Louise Bourgeois. Estructuras de la Existencia: las Celdas y Obras Maestras de la Colección del Museo Guggenheim de Bilbao.

Laura Ávila es historiadora del arte y escribe en ¡Ah! Magazine, The Lighting Mind y en su blog Hay que Tener Arte. Además, se une como colaboradora a IrisPeople.com en temas de arte, moda y diseño.