Ocio

aritz maricón

Aritz, el primer pansexual que puede ganar GH

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Llegó la final de Gran Hermano y por primera vez en la historia del programa un pansexual puede llegar a ganarlo. Sí, hablamos de Aritz, el vasco que protagonizó la historia de “amor” más rocambolesca de la edición con su carpeta con Han, de la que os hablamos aquí.

Decimos rocamboslesca porque todo el paso por la casa de Aritz ha sido una completa contradicción. Empezó diciendo que no creía en el amor ni en las etiquetas pero que podía sentirse atraído por cualquier persona, independientemente de su identidad sexual. Ahí fue donde le colgamos la etiqueta de pansexual, aunque luego se la quitamos cuando empezó a decir que tenía pareja fuera (persona especial, en términos de GH, algo extraño para quién no cree en el amor) y que solo le gustaban las chicas. A poco tiempo para la final, sin  embargo, sus juegos con Han se transformaron en relaciones sexuales y el vasco volvió a contradecirse consigo mismo. Algo habitual en el proceso de conformación de una identidad diversa, en el que no solo hay que luchar con sus propios sentimientos sino también contra las normas sociales que nos constriñen.

Siguiendo sus palabras, lo podemos catalogar como pansexual -o tal vez bisexual, aunque eso no cuadraría tanto con su discurso- pese a que los colaboradores del programa afirmen que más bien es un homosexual reprimido. No ha sido tan reprimido -y por ello hablamos de su caso, sino dejaríamos que cada cual salga del armario cuando estuviera preparado- en sus juegos sexuales con el chino granadino y nos ha demostrado que tiene atracción física por las personas de su mismo sexo.

Tras la falsa final de ayer en la que cayó Niedziela, estamos ante la edición en que un concursante LGTB+ ha quedado más lejos. Cómo mínimo segundo y superando a Desi, la chica trans que quedó tercera en GH 14. Y puede que alguno os preguntéis en qué es relevante la orientación de Aritz para un concurso como éste. Pero lo es.

Lo es porque supone un gran avance en el camino de la visibilidad, especialmente de los pansexuales y bisexuales, que no tienen la visibilidad de gays y lesbianas en Telecinco. También porque la gente le ha permitido llegar hasta allí (no olvidemos tampoco que Han, homosexual declarado, quedó cuarto), enseñándonos mucho sobre la aceptación del colectivo por el gran público en nuestro país.

aritz en la final

Para que esta historia tuviera un final más perfecto habría sido necesario que Aritz, el chico anti etiquetas, hubiera recogido la suya y es que gracias a las mismas se consiguen derechos y libertades. Decir abiertamente que es pansexual habría allanado el camino a muchos otros y es que este tipo de programas de televisión hace mucho que son referentes para jóvenes y mayores. No lo ha hecho y puede que eso, junto con sus continuas contradicciones y cambios de actitud, además de una excesiva atención a las cámaras, ayuden a Sofía, su rival, a conseguir el maletín de los 300.000€.

Sofía ha representado lo contrario de Aritz. No ha juzgado, no le ha importado nada ni nadie (salvo contadas excepciones) y ha hecho siempre lo que le apetece, sin importarle las cámaras y con una importante capacidad de autocrítica. El tipo del sombrero, como se hace llamar Aritz, ha criticado la excesiva atención de los concursantes a su físico mientras se ponía crema reductora en el abdomen o se pasaba horas maquillándose, ha condenado a los concursantes que han vivido pegados a una carpeta mientras vivía una situación similar con Han o ha pedido la expulsión disciplinaria de Suso para luego presentar él las situaciones más agresivas en alguna de sus broncas con Han, que en la opinión de muchos rozaban el maltrato psicológico.

Sin embargo, Aritz ha contado con el favor del público y la organización y eso lo ha llevado a la posición más alta que hasta ahora había tenido ningún concursante LGTB+. Si no gana esta noche, un segundo puesto en un reality de 17 personas para una de las identidades sexuales más invisibles viene muy bien, pese a las obvias sombras -y es que nadie es perfecto- del personaje. Solo queda esperar que en Gran Hermano 17 entre un/a intersexual y gane la edición. Por favor.