Tecno

coches con motor diesel o con motor gasoil

¿Coches diésel o de gasolina?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Ayer nos sorprendíamos con la noticia de que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pretendía prohibir la circulación en la ciudad de los coches con motor diésel en el año 2020, restringiendo su acceso al centro para el próximo 2017. Sin embargo, estos coches siguen siendo la mayoría. Hemos decidido acudir a Alejandro Andrés Sorribas, técnico superior en automoción, para que nos escriba esta entrada explicándonos las diferencias entre los coches diésel y los de gasolina. Y es que ya no hay tanta diferencia en el precio por litro y el factor contaminante sigue siendo bastante notable.

A la hora de comprar un coche, después de ver cual es más barato, todos nos hacemos esta pregunta: ¿diésel o gasolina? Es una pregunta más difícil de responder de lo que puede parecer a primera vista y debemos tener muy en cuenta nuestras necesidades y el uso que le vamos a dar al vehículo. No es lo mismo un coche utilitario solo para ir a recoger a los niños al colegio o al supermercado que un coche, por ejemplo, de un representante de alguna marca que deba hacer muchos kilómetros.

Aunque en los últimos 10 años los motores diésel han evolucionado mucho, estando ya al nivel de sus contrapartidas de gasolina en cuanto a potencia y par motor con un consumo menor, esto no quiere decir que ese ahorro sea efectivo en todas las situaciones. A un motor de gasolina de 1400cc le cuesta menos mover el mismo modelo de coche con la misma cilindrada, pero ¿no tienen la misma potencia y par?

La respuesta es no: la potencia no depende solo de la cilindrada, ésta es solo uno de los factores que intervienen. A la gasolina le cuesta menos (en cuanto a cantidades) mover el vehículo por tener un mayor poder calorífico que el diésel, la gasolina es más inestable y más explosiva que el diésel y por tanto tarda menos en reaccionar y lo hace con más fuerza. Esto es importante porque representa menos consumo.

Si pensamos en el escenario típico para nuestro coche, veremos que si nos movemos en ciudad, en trayectos cortos de menos de 10km, haciendo menos de 12.000km con continuas aceleraciones y frenadas debidas al tráfico o los semáforos nos tendríamos que decantar por una motorización de gasolina, esto nos ahorrara, de entrada, 2000€ menos de media en el concesionario así como un menor consumo. Pero el ahorro no termina ahí, el número de coches diésel ha aumentado en los últimos 15 años por lo que la demanda de diésel está por encima de la de la gasolina y esto ha hecho aumentar el precio del gasoil, que aunque se mantiene por debajo del precio de la gasolina ya no compensa tanto como hace un tiempo.

A esto hay que sumarle los mayores costes de mantenimiento de los coches de gasoil y que sus emisiones son más perjudiciales para la salud y el medio ambiente, además también hay un componente estético: el sonido del motor. Un motor de gasolina suena más regular y armónico que un diésel, el diésel termina por hacer ese sonido de “tractor” sobre todo en los motores atmosféricos.

Hoy colabora en IrisPeople.com Alejandro Andrés Sorribas, técnico superior en automoción