Eros

hombre borracho

El amor, la mejor cura para la borrachera

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Mariposas en el estómago, sonrisas de tontos, pasión por la música cursi… Dolor de estómago, mirada perdida, dolor de cabeza al escuchar música… El amor y la borrachera son dos sensaciones bastante diferentes; pero lo cierto es que, según algunos investigadores, podrían estar mucho más relacionadas de lo que pensamos.

Y es que resulta que, por lo visto, no hay anda mejor para contrarrestar los efectos del alcohol que un buen flechazo de Cupido. ¿Queréis saber por qué? Os lo explico en mi artículo de hoy en IrisPeople.

La oxitocina, la hormona del amor que cura la borrachera

En otros artículos ya os he hablado de la oxitocina, esa hormona cuyos niveles se disparan cuando nos quedamos prendaditos de alguien y que, además, desempeña un papel muy importante en situaciones posteriores, como el orgasmo.

Pues bien, según un estudio del año pasado, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, la oxitocina desempeña también un papel muy importante en la inhibición de los efectos típicos de la intoxicación causada por el alcohol.

Para llegar a esta conclusión, realizaron un curioso experimento, ayudados por un grupo de ratones.  Previamente, comprobaron que los roedores habitualmente correteaban por la jaula, mientras que, si se les administraba alcohol, se quedaban adormilados en una esquinita. Si queréis visualizar el efecto pensad en vosotros un sábado por la noche en el taxi de vuelta a casa…. ¿lo recordáis? Pues eso.

Una vez estudiado este efecto, procedieron a inyectarles oxitocina, comprobando como ésta contrarrestaba la borrachera y permitía que los animalitos se movieran por la jaula de la forma habitual.

Sin duda resultó un descubrimiento muy novedoso, que podría sentar las bases para un montón de tratamientos frente al alcoholismo en caso de funcionar bien en humanos.

Así  que, por si las moscas; pensad que, después de una borrachera, un chute de oxitocina puede ser un buen modo de contrarrestrar los efectos. Y ya en otros artículos os he dado algunas ideas sobre cómo conseguirlo. En vuestras manos lo dejo.

La biotecnóloga Azucena Martín es redactora científica en Omicrono