Eros

helados y sexo

El erotismo de los helados

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

De toda la vida se ha dicho que el chocolate es uno de los mejores sustitutos del sexo. En realidad eso no es del todo cierto, ya que sí que es verdad que contiene una sustancia asociada al placer sexual, pero nuestro propio organismo se encarga de cargársela, así que no nos sirve para nada. Sea como sea, es cierto que existen muchas sustancias afrodisíacas, que puede que no sean capaces de sustituir el sexo como tal, pero sí que aumentan las ganas de tenerlo.

Sin embargo, no basta con comer estos alimentos, sino que la forma de hacerlo también ayuda. ¿Y hay algo más sexy y que dé más juego que comer un helado? Bueno, la nata también da mucho juego. ¡Pues imaginad un helado de nata!

La empresa de los helados afrodisíacos

Como os decía, en ocasiones más que la sustancia ingerida en sí, es la forma de comerla la que marca la diferencia entre una merienda y la antesala de una noche de placer. A esta conclusión ha llegado una empresa de Miami, que durante las calurosas noches de verano pasea por toda la ciudad con lo que ellos llaman “el coche de los helados afrodisíacos“. La verdad es que la idea está gustando bastante y parece dar buenos resultados; pero, ¿por qué? La asociación entre los lametones para comer un helado y el sexo es más que obvia y no necesitáis que yo os la explique. Los humanos somos animales asociativos, nuestro cerebro tiende a asociar eventos afines, generando respuestas muy similares, por lo que ver comer este delicioso postre puede poner a cien a más de uno en cuestión de segundos. Además, estos heladeros nocturnos afirman que su producto lleva un ingrediente afrodisíaco secreto. Aunque no digan cuál es, existen estudios con sustancias como la vainilla que afirman que está directamente relacionada con un aumento de la libido. Y no sólo eso, sino que también pude aumentar el flujo sanguíneo que llega al pene, originando erecciones más potentes. Eso, unido a que el calcio ha demostrado participar en la producción de orgasmos más intensos, parece dar lugar a un cóctel sexual perfecto.

Otro factor importante es el contraste de temperaturas. Estamos hartos de ver en los sex shops un sinfín de productos con efecto frío-calor que prometen pasarlo bomba durante el sexo. Sin embargo, no nos habíamos parado a pensar que comer un helado una noche de agosto produce exactamente el mismo contraste. Y sale más barato. Y está más rico.

Así que no lo dudéis, puede que con estas temperaturas no apetezca mucho, pero el verano ya pronto estará aquí y los helados pueden ser la solución para innovar en vuestros encuentros sexuales. Podéis tomarlos en cucurucho, en tarrina…. o echarle imaginación, será que no hay posibilidades.

La biotecnóloga y redactora científica Azucena Martín escribe sobre la ciencia y el sexo cada martes en IrisPeople.com