Ocio

Javier Giner

Javier Giner: “Es contigo mismo con quien te tienes que pelear para innovar”

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Amigos de IrisPeople.com, hoy os traemos algo especial. Después de la gran aceptación que tuvo nuestra serie sobre famosos gays sexys, hemos entrevistado a uno de sus principales protagonistas, el guapísimo escritor y cineasta Javier Giner. Hemos hablado de cine y de mucho más. ¡No os la perdáis!

Jose da Silva Javier Giner

Javier Giner en su medio natural, el rodaje | Jose da Silva

Para empezar, vamos a ponernos intensos, ¿qué supone el cine para ti?

Va a sonar dramático, pero el cine para mí es una forma de vida, un refugio, una pasión, una forma de entenderme y de entender el mundo. No concibo mi vida sin él, sin su compañía y sin su presencia. Es así de importante. Algún día debería de plantearme de dónde viene esta obsesión.

Nos has avanzado que estás trabajando en la escritura de un largometraje. ¿Podrías adelantarnos algo del proyecto?

Puedo contaros que es una comedia, muy mía, con todo lo que eso conlleva. Quiero decir que no será una comedia al uso, blanca, más bien al contrario. La hemos escrito a cuatro manos Jota Linares y yo y la produce Luisa Matienzo, productora de “Tapas” y de “El rey de la habana”. No veo el momento de comenzar. Tengo unas ganas enormes.

En Julia De Castro, De La Puríssima: Anatomía de Una Criminal, has trabajado con una de las principales exponentes del underground musical actual. Salir del underground, ¿es posible, necesario y/o termina siendo en muchas ocasiones una traición a tus principios?

Es que realmente yo no me lo planteo en esos términos. Trabajo con Julia como trabajaría con Emma Thompson, en el sentido de que no soy consciente de estar haciendo “underground” ni proyectos de gran presupuesto. Evidentemente tu acceso a los medios cambian: de pronto en vez de tener una camarita y cuatro personas de equipo, tienes dos grúas y setenta, pero el corazón sigue siendo el mismo: contar una historia, transmitir. Y eso está por encima de todo lo demás. Busco la verdad, la emoción, lo que me mueve, tenga alrededor lo que tenga. Y el trabajo siempre es muy cercano, de mirada directa a los ojos. Independientemente del scope del proyecto. En ese sentido, para narrar lo que queríamos contar en “De La Puríssima” tenía claro desde el comienzo que debía hacerse así: sin medios, guarro, a pie de calle, de la peor manera posible y en las condiciones más precarias. Sabía que haciéndose así, la sensación de veracidad traspasaría la pantalla. Buscaba despojar de artificio la pieza, la autenticidad, acompañar a Julia.

Respuesta corta: me siento cómodo en cualquier espacio y medida. Soy un disfrutón.

En tu corto Puerta a Puerta, que hiciste para el programa Alaska y Coronas, denuncias el escaso aprecio por el cine español que hay entre nuestra población, pese a la buena acogida que tiene la marca en el extranjero. ¿Por qué crees que esto sucede? ¿Qué diferencia hay con las series de ficción que, sin embargo, sí que son bastante reconocidas por el espectador?

Esto da para una tesis doctoral y no seré yo quién pueda responderte a esta pregunta, porque hay cientos de personas en España que analizan esto de manera mucho más inteligente y profunda de la que yo jamás seré capaz. Lo cierto es que no tengo ni idea. Y tampoco quiero pensarlo demasiado. Porque si le das muchas vueltas, acabas hinchado a antidepresivos y benzodiacepinas. Y lo importante es seguir hacia delante. En “Puerta a puerta” queríamos hacer algo gamberro, juguetón, un poco tocapelotas, acerca de esta situación tan abrasiva para muchos de nosotros. A algunos les gustó y nos siguieron el rollo, a otros les tocó las narices. Fue uno de los cortos más vistos y compartidos del programa junto a la maravilla de “It girl” de Oriol Puig. Así que la historia tuvo final feliz, aunque sinceramente íbamos un poco acojonados, por la que podía caernos. Tampoco quisimos hacerlo como la pieza clave de análisis a una problemática que evidentemente no puede resumirse en un corto de 3min. Fue más bien una broma, un guiño de comedia negra. Fíjate, si hoy lo hiciese, creo que incidiría más en el lavado de cerebro al que se somete a la población por parte de un sector de los medios de comunicación. Eso ha hecho muchísimo daño y sigue haciéndolo. Es increíble comprobar cómo seguimos repitiendo como loros letra por letra consignas con las que nos bombardean los medios.

En cuanto a las series, es una alegría tremenda que encuentren su público y que puedan disfrutarse de manera tan amplia. Disfruto muchísimo viendo la aceptación de la ficción nacional en nuestra televisión. Ahí sí que hay culpables claros: al igual que el cine, la ficción española está llena de talentos descomunales. Guionistas (mujeres y hombres), directores/as, actores (mujeres y hombres) cuyo nivel de profesionalidad no tiene nada que envidiar a sus colegas foráneos y que, cuando son apoyados (por las cadenas y los medios), su éxito es indiscutible.

¿Qué le falta –si le falta algo- al cine español para hablar de tú a tú con otras industrias europeas?

Apoyo, apoyo, apoyo, apoyo. Y que dejen de dilapidarlo con campañas de desprestigio.

Estudiaste escritura y dirección en la Escuela de Cine de Los Ángeles, ¿encontraste diferencias notables con la forma de enseñar en España?

¿Pues sabes lo que pasa? Que nunca he tomado clases en España de cine, así que no sé decirte cómo son. Conozco a muchos de los profesores que las imparten, como Sergi Pérez, director de El largo camino para volver a casa, una de las mejores películas del 2015. La verdad es que mataría por estar como alumno en las clases de Sergi. Estoy seguro (y a las pruebas me remito de los talentos que salen de sus escuelas) que no tienen nada que envidiar a las americanas.

Has trabajado en varios spots con Natalia de Molina, una de las actrices que más están destacando en los últimos años como en su espectacular papel en Techo y Comida o en Vivir es fácil con los ojos cerrados. ¿Has podido ver alguno de sus últimos papeles? Si es así, ¿qué te han parecido?

Tengo la suerte de poder decir que Natalia, además de una actriz inmensa, es una gran amiga. Y sí, por supuesto, he visto todo lo que ha hecho. Y espero seguir viendo todo lo que hará. Rocío, su interpretación en “Techo y comida”, es una de las cosas más salvajes, emocionantes y apabullantes que he visto hacer a una actriz española en años. Un trabajo lleno de verdad, tripas, dolor, entrega, valentía y arrojo. Solo por ese papel, merece un puesto entre las mejores actrices españolas que tenemos. Espero que sepamos cuidarla.

javier giner en un rodaje

Javier Giner en pleno proceso creativo | Edu Pineda

También has trabajado como asistente personal de Pedro Almódovar, sin duda la figura LGTB –y sin siglas probablemente también- más importante de nuestro cine. ¿Qué ha aportado a tu carrera? ¿Y personalmente?

Pedro para mí ha sido el gran maestro. Le debo mucho, por no decir todo. Comencé con él y de él he aprendido lo mejor, no sólo profesionalmente, sino también a nivel personal. Le considero mi padre creativo y, posiblemente, una de las personas más importantes de mi vida. He tenido la inmensa suerte y honor de poder crecer a su lado. Imagínate: Pedro Almodóvar. Algunas veces ni yo mismo me lo creo.

Hablando de lo LGTB+, hay una representación bastante amplia del colectivo gay dentro de la industria del cine y la televisión, al menos más que en otros sectores. ¿Por qué crees que se produce esto? ¿Tu orientación te ha supuesto alguna vez algún problema dentro de la misma? ¿Y fuera?

No. Te iba a decir que los tiempos han cambiado, pero lamentablemente no es así. Ahora leemos la cantidad de agresiones homófobas que sufren parejas en Madrid e incluso el suicidio de Alan (cuánto dolor). A mi personalmente no me ha causado nunca ningún problema, esa es la realidad. Pero yo también tengo bastante patilla, las cosas como son. ¿Y eso de que en el cine hay más representación? Fíjate que yo creo que es un lugar común… En un equipo de rodaje te sorprenderías de cuántos heterosexuales hay, ¿eh? Te apuesto lo que quieras a que hay más gays/lesbianas trabajando en Telefónica o en Zara que en una productora. Haz la prueba.

Haciendo esta entrevista para IrisPeople, no podemos dejar de preguntarte por moda. ¿Tienes alguna prenda fetiche? ¿Algún must a la hora de acudir a una gala o un estreno?

Mi abrigo naranja de H&M. Tengo un abrigo naranja que tengo que jubilar. O corro el riesgo de que alguien inicie un crowfunding para comprarme uno. Salgo todo el tiempo con él en todos lados. Todo el mundo se piensa además que es carísimo, tipo de Viktor&Rolf o algo así. Y yo que no me callo, siempre digo: ¡Es de H&M! Debería decir que es de Hermes, ¿no? Y juro que tengo más abrigos. Pero cuando voy a salir de casa, se me va la mano a ese. Lo único must para acudir a galas o estrenos es que te veas guapo y estar cómodo. Yo, personalmente, he hecho de todo: ir como un pincel e ir con gorra y vaqueros. Y luego que critiquen a gusto. También depende del día. Hombre, a los Goya, un buen traje. Que es día de celebración.

En tu web cuentas que comenzaste a pintarte las uñas de negro a los 30, para evitar comértelas y lo mucho que disfrutaste de la confusión de la gente que pensaba que te habías vuelto gótico de repente. ¿Es más fácil innovar en la estética a cualquier edad –no te estamos llamando viejo- cuando te dedicas al mundo del espectáculo?

No. Los miedos y las barreras son personales. Esos son los más difíciles de derribar. La innovación se la permite uno mismo. Es contigo con quien te tienes que pelear para innovar.

Está muy bien admirar a Buñuel, Almódovar, Woody Allen y Lars Von Trier pero en IrisPeople.com nos gusta mucho el concepto de guilty pleasure. ¿Nos podrías confesar alguno de tus placeres culpables en cine, televisión o literatura?

Este último año mi guilty pleasure ha sido Cincuenta Sombras de Grey. Disfruté como un auténtico gorrino en el cine. Aplaudí varias veces y todo durante la proyección. Eso era una fiesta. Y luego en general, donde esté una buena serie B… pues claro.  Para qué quieres más.

javier giner por jose da silva

Mirar la vida a través del objetivo | Jose da Silva

Imagina que puedes elegir el reparto que quieras para tu próxima película. ¿Qué tres actrices y tres actores elegirías? ¿Y la banda sonora?

Como espero poder hacerlo, no te lo voy a decir, para guardarme el as en la manga y poder soñar un poquito más con la posibilidad de que me digan que sí. La banda sonora tendrá canciones y música original, pero también me guardo esto. El músico ya está sobre aviso. Parece que está por la labor.

También eres escritor y tienes una novela en el mercado, El dedo en el corazón, editada por Ático. ¿Cómo se la venderías a nuestros lectores? ¿Qué hay en el Javier Giner escritor que no podamos ver en el Javier Giner director y guionista?

No sé por qué cuando escribo para cine me sale la comedia que llevo dentro y, sin embargo, cuando escribí la novela me salió toda mi parte más solitaria y dramática, que también existe. Es cierto que la comedia que normalmente hago tiende a ser negra pero en la novela no hay nada de humor. Es seca y dura, casi te diría que dolorosa. Son dos caras de la misma moneda. Algún día también me gustaría trasladar ese dolor a la pantalla.

Y para acabar hablemos del futuro, de aquí a 10 años, ¿dónde te gustaría estar? ¿Y dónde te ves?

Me veo más delgado y con pelo (espero), incluso fibrado (espero). Con alguna película bajo el brazo (espero). Menos miedoso (espero). Atendiendo menos al teléfono (espero). Sin email (espero). Con mucha de la gente que me rodea aún en mi vida (espero). Y con Paco, mi perro.

¡Muchísimas gracias de parte de todo el equipo de IrisPeople.com!

Si te has quedado con ganas de más puedes ver en este enlace sus últimos trabajos.

Foto principal de Yago Partal