Viajes

chueca-madrid-gay

Las alternativas a Chueca en Madrid

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Que Madrid es la ciudad más gay de España es algo que no se puede negar. El barrio de Chueca se ha convertido en un referente a nivel nacional e internacional. Incluso en estos momentos duros en los que las agresiones homófobas están en aumento, los agresores esperan a que sus víctimas salgan del barrio por la Gran Vía. No se adentran en lo que consideran el inhóspito territorio del enemigo.

Sin embargo, la popularización de Chueca entre el público gay de todo el mundo también ha traído sus críticas y sus problemas. El aumento del precio de los alquileres -junto a su vecina Malasaña– hace que solo las clases más pudientes puedan vivir en lo que antaño era una de refugio para todos que venían huyendo de la homofobia y mudándose a la gran ciudad. También sus bares y restaurantes han caído en esa elitización y los precios son cada vez más elevados. Las tiendas de moda más exclusiva también se han hecho su hueco. Chueca sigue siendo un gueto para muchos pero ahora no todxs los LGTB+ sienten que tienen su sitio. Y han aparecido las alternativas.

Las alternativas a Chueca

El norte de Madrid siempre se ha caracterizado por ser más caro y, por eso, las alternativas a Chueca se han dirigido a los barrios del sur. En IrisPeople queremos traerte las nuevas zonas gay de la ciudad para que cuando quieras tener tu ratito de ocio sepas dónde más pueden dirigirte.

La Latina

El barrio de La Latina -que no el distrito- ha sido siempre el lugar predilecto de ocio de los madrileños los domingos. Después de ir al Rastro, es tradición tomarse unas tapas y unas cervezas. En una de las zonas de este barrio se encuentra lo que popularmente se ha llamado Little Chueca o Chuecatina. Son los alrededores de la calle Paloma y la calle Calatrava y se pueden encontrar bares gay como La Bámbola (Calle de Calatrava, 6), La Almeja Perdida (Calle Paloma, 5), El Sixta (Calle de Calatrava, 15) y El Atril (Calle Paloma, 9) entre otras opciones de la zona. Como no podía ser de otra manera, son los domingos por la tarde los mejores días para vivir el ambiente gay de la zona. También puedes llegar a tus amigos heteros, no pasa nada.

Lavapiés

Sin embargo, si hay un barrio que está poniendo en peligro la definición de Chueca como el barrio gay por excelencia ese es Lavapiés. El multicultural barrio del sur se ha convertido en el lugar preferido de migración desde Chueca a aquellos que buscan una zona con más oferta cultural -hay una gran escena de teatro alternativo, bares de todas las partes del mundo, etc- y unos precios más asequibles. La Prohibida, una de las travestis más emblemáticas de Chueca ya se mudó a Lavapiés hace más de 10 años.

De hecho, la fiesta gay más famosa del momento en la capital, Mordiskos, se celebra en la Sala 33 (calle Cabeza, 33). En esta sala estuvo el legendario Medea, que fue el primer bar para lesbianas de la capital. Ahora también tienen opciones como El Gallinero (Calle San Carlos, 6), La Antigua Taquería (Calle Ancora, 19) o, hasta hace nada, El Mojito (Calle del Olmo, 6) ,todos ellos regentados por lesbianas y puntos de encuentros en el barrio. Otras visitas imprescindibles para el colectivo son Madness (Calle de los Tres Peces 30), El Rincón Guay (Calle Embajadores, 62) o Attack (Calle Olivar, 22).

Incluso cuenta con su propia sauna gay, la sauna Lavapiés (calle Zurita, 3). En la descripción de su página web nos acerca a lo que está pasando en el barrio: “Sauna Lavapiés es la primera que abre sus puertas en un barrio con una comunidad gay cada vez más afincada y que busca alternativas al ambiente gay tradicional“. También se ha mudado al barrio el Bearbero (calle Embajadores, 10), la barbería gay de referencia que ha llegado desde Malasaña.

En Lavapiés se busca un ambiente mucho más inclusivo y menos separados por guetos. En Chueca son habituales los bares en los que las mujeres no pueden entrar o qué tienen que pagar una entrada más elevada. En Lavapiés, por el contrario, todo el mundo es bienvenido, independientemente de su orientación sexual y de género, de su país de origen y del tamaño de la cartera (aunque la gentrificación se empieza a notar).

Carabanchel

Por último, tenemos que hablar de Carabanchel, el último barrio de moda. Mientras Lavapiés se gentrifica cada vez más, vuelve a ver gente que mira al sur buscando una zona más barata donde vivir y donde poner en marcha sus negocios. En los últimos meses muchos medios de comunicación ya han señalado a este barrio como el heredero de Malasaña como el nuevo barrio hipster y el ambiente gay parece destinado a colonizar este amplio distrito del sur del Manzanares.