Ocio

Gael García Bernal

Las claves LGTB de Almodóvar

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Este viernes se estrena Julieta, la última película del director -con permiso de Buñuel– más importante de la historia de España. Un director, que, además, es uno de los directores más importantes a nivel mundial en el ámbito LGTB+ y el reflejo en el cine comercial de la diversidad sexual. Un director transgresor que nunca ha tenido tabús y que se ha atrevido con todo.

A lo largo de sus películas, personajes gays, lésbicos y transgénero han formado parte y han protagonizado todo tipo de historias, reflejando que España era un lugar mucho más diverso y moderno de lo que se pensaba en el extranjero, sin dejar de lado el costumbrismo y el mundo rural. Su labor le ha hecho ganar dos Oscars, dos Globos de Oro, varios Goya, premios en Cannes, París, Roma, etc… y el reconocimiento del colectivo.

Que la homosexualidad haya estado siendo presente en las películas de Almodóvar tiene sentido teniendo en cuenta que él mismo se ha reconocido como gay desde el principio de su carrera, aún antes del estreno de Pepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón. Almodóvar formó parte de la Movida Madrileña y se dejó ver con una estética queer que hoy ha abandonado por completo.

Rossy de Palma bollera

Rossy de Palma hace de criada lesbiana en Kika

Su primera película estaba protagonizada por Eva Siva, una murciana masoquista y bisexual, y fue la presentación en sociedad de una de nuestras divas gay del momento, Alaska, que haría un papel de dominante lesbiana. También Rossy de Palma haría de lesbiana en Kika. Los personajes gays también se encuentran desde sus primeras películas. En Laberinto de Pasiones, una de sus películas más políticamente incorrectas, dos de los más famosos actores españoles del momento, Imanol Arias y Antonio Banderas, mantendrían un tórrido romance.

eusebio poncela y antonio banderas

También en La Ley del Deseo, Banderas volvería a interpretar una relación homosexual con Eusebio Poncela, aunque, como en Laberinto de Pasiones, con un final inesperado. La Mala Educación es otro de los ejemplos en el que la homosexualidad masculina tiene un papel primordial. En su última película, Los Amantes Pasajeros, otros grandes actores (la mayor parte de ellos con Goya) como Hugo Silva, Antonio de la Torre, Javier Cámara, Raúl Arévalo o Carlos Areces interpretarían personajes gays o bisexuales. Y es que nadie como Almodóvar ha conseguido que los más machos del cine se pirren un interpretar a uno de sus gays en la ficción. Y eso ha ayudado enormemente a la normalización.

carmen maura la ley del deseo

La escena más famosa de La Ley del Deseo

Sin embargo, si hay un colectivo que debe más a la normalización ese es el trans, mucho más invisible que gays y lesbianas, y que gracias a Almódovar pudieron mostrarse públicamente. Desde el fantástico caso de Carmen Maura en la Ley del Deseo, a la sorpresa que esconde La Piel que Habito, pasando por el travestismo en Tacones Lejanos con un fantástico Miguel Bosé o el caso de Gael García Bernal en La Mala Educación. Bibiana Fernández, una transexual, tuvo también el honor de ser una de las actrices fetiche de Almódovar en películas como Matador, Kika, La Ley del Deseo o la misma Tacones Lejanos, ayudando a la visibilización del colectivo.

miguel bosé tacones lejanos

Miguel Bosé en Tacones Lejanos

Pero, el mayor valor del cine de Almodóvar era precisamente salir del gueto en el que muchas veces se coloca a las películas que hablan sobre lo LGTB+. Todas fueron grandes éxitos y reconocidas internacionalmente por el público, compitiendo -y ganando- de tú a tú al cine heterosexual.

Ayer moría Chus Lampreave, una de las grandes musas del director, y no podíamos despedir este post de otra forma que con uno de los grandes momentos que nos dieron los dos.