Moda

who-mades-your-clothes

Claves para saber qué es moda sostenible #1

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

¿Alguna vez te has preguntado de dónde viene la ropa que vistes? ¿Te has parado a pensar qué sucede entre el cultivo del algodón y la distribución de una camiseta ya terminada? A lo largo de cinco posts, te contaremos las claves para saber qué es moda sostenible y reflexionaremos sobre estos interrogantes.

1: Relocalización

Las grandes marcas de moda que consumimos se basan en un modelo de producción deslocalizado, el cual sitúa su centro creativo y productivo en lugares diferentes. Por ejemplo, el grupo Inditex se considera español porque su núcleo empresarial se encuentra en España, aunque sus artículos se fabriquen en Marruecos, Bangladesh o Indonesia, por sólo mencionar algunos países.

El motivo principal de estas decisiones es el abaratamiento de costes, tanto en la mano de obra como en las materias primas. Recientemente, se ha conseguido en Camboya una subida del salario mínimo para quienes trabajan en el textil: 140 dólares. Esto permite hacerse una idea de la diferencia que supone para un empresario asumir sueldos españoles o, en este caso, camboyanos.

Con respecto a las materias primas y los procesos productivos, las políticas ambientales de algunos países son más relajadas que las de otros, y esto también supone una diferencia económica. Hay una expresión que retrata este aspecto: “Los ríos de China son del color de moda”, ya que los tintes utilizados se vierten sin filtro, directamente a las aguas fluviales.

Río de china contaminado por el sector textil

Así quedan los ríos chinos por el sector textil | Ytimg.com

Los vertidos son sólo una parte del problema. Algunos países utilizan sus tierras fértiles únicamente para plantar lo que después puedan vender a las empresas de moda, pues garantizan el beneficio. De esta manera, no sólo no respetan el periodo de barbecho, que acaba ocasionando terrenos estériles, sino que se olvidan del cultivo de alimentos y el autoabastecimiento.

Esta deslocalización generalizada tiene dos grandes consecuencias. En primer lugar, se dificulta la supervisión de unas condiciones de trabajo buenas para quienes se emplean en las fábricas, ya que la empresa que subcontrata los servicios se encuentra a miles de kilómetros. Por otro lado, los procesos industriales agresivos y la distribución de un extremo del mundo al otro generan un impacto negativo sobre el medio ambiente.

Como alternativa a este sistema, nace la primera clave para construir una industria más sostenible: la relocalización. Se trata de crear y producir en la cercanía, para así reducir riesgos humanos y ambientales, aunque ello a veces suponga un aumento de los costes.

¿Cómo podemos potenciar la relocalización? Escogiendo tiendas físicas u online que ofrezcan prendas fabricadas en la proximidad. En Iris People podéis encontrar, por ejemplo, las corbatas y pajaritas de 70 Oak, que se mueven entre España (Bilbao, Ciudad Real, Lérida), Francia (París) e Italia (Lago de Como).

¡No os perdáis la próxima entrega!

Laura Rockbell es periodista especializada en moda sostenible. En la actualidad puedes leer sus artículos en la revista digital Retahila.