Ocio

pareja gay navidad

Salir del armario en la cena de Nochebuena

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

La cena de Nochebuena suele ser uno de esos momentos en los que muchos deciden dar el paso y salir del armario. Pocas ocasiones son más propicias para dar grandes noticias a toda la familia y no tener que ir yendo uno a uno a contarle la nueva. Y es que una de las partes más desagradables de salir del armario es que no se acaba nunca. La llamada presunción de heterosexualidad hace que cada vez que conozcamos a alguien nuevo tengamos que buscar el momento para comentarles nuestra orientación y que no se sientan violentados. Lo más habitual es realizar algún comentario sobre nuestra pareja o alguien que nos guste, que nos evite la situación fuera de lugar de ir por la vida proclamando lo que somos.

En Nochebuena, al tener a todos delante, nos ahorramos dos problemas. Por una parte, la presión de grupo puede hacer que si alguien es homófobo y le disguste la noticia tenga que aguantarse para no estropear la cena, y, por otro, que nadie sienta que se ha traicionado su confianza al haber personas del entorno familiar que lo supieran antes que ellos. Estamos acostumbrados a vivir entre la crítica de que no es necesario ir por la vida contando con quién te acuestas y la contradictoria de que deberíamos haberlo hecho antes porque son nuestros familiares/amigos y se sienten traicionados por que no lo hayamos contado.

Cómo salir del armario

En cuánto a las fórmulas, no hay una salida del armario perfecta. Dependerá de cómo nos sintamos más cómodos y de las ganas que tengamos de dar explicaciones.

Podemos, por ejemplo, llegar con el vino y presentar unas botellas de OrgulloWine, probablemente a todo el mundo le quede claro lo que queremos decir. Para los que prefieran un poco más de acción, puedes decir que llevarán a su pareja a la cena y de pronto, que se encuentren con alguien de su mismo sexo. Así, al menos, te garantizas no aburrirte en la cena y ser el absoluto protagonista.

También puedes hacerlo de forma más tradicional. Un pequeño brindis con una copa de cava, mirar a los ojos a todos y soltar: soy gay/soy lesbiana/soy bisexual/ soy pansexual, etc. Y esperar a responder las diferentes preguntas. Al menos te evitarás la conversación cuñada sobre las elecciones, que pinta como un tema inevitable. Igual la que no te puedes evitar es la de Aritz, pero puedes aprovechar para sentar cátedra sobre su orientación.

Si lo que somos es transgénero quizá sea más efectivo que lleguemos vestidos como nos sentimos y que puedan ver a lo largo de la noche cómo somos en realidad. Probablemente haya un shock inicial, pero nos ahorraremos que comenten la jugada entre ellos y sabremos quién nos apoya sin que otros comentarios puedan contaminarlo.

En definitiva, tenemos que tener claro que salir del armario siempre es incómodo pero fuera se está mucho mejor. En algún momento tendremos que dar el paso y una vez que lo hagamos ya no necesitaremos llevar una doble vida y podremos contar lo que nos pase con naturalidad. No tiene porque ser fácil pero después de este paso todo será mucho más agradable.

Si has decidido salir del armario esta noche desde IrisPeople.com te deseamos toda la suerte del mundo. ¡Ya sabes que formas parte de nuestra familia y eres un regalo para nosotros! ¡Felices fiestas para todxs y nuestros mejores deseos!