Viajes

tailandia-viajes

Tailandia, paraíso terrenal

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Quizá estés leyendo esto en IrisPeople.com porque ya estamos en época de planificar las vacaciones de verano (se acerca el calor y el buen tiempo) y como todo buen trabajador te mereces un descanso. Quizá estés leyendo esto porque te gusta saber de nuevos lugares a los que ir y disfrutar. Quizá estés leyendo esto porque ya has estado allí y te apetece recordarlo. O quizá estés leyendo esto simplemente porque no tienes otra cosa mejor que hacer en este momento.

Sea como fuere tienes que saberlo: si vas, te arriesgas a que Tailandia te robe el corazón.

Tailandia es muchas cosas.

Es playas de arena blanca y aguas cristalinas. Está completamente prohibido viajar al país de las sonrisas y no visitar Pukhet, Ko Phi Phi, Krabi, o cualquiera de sus infinitas islas, todas son maravillosas. Aquí vas a poder hacer fantásticos cursos de buceo o snorkel y también de escalada, alquilar motos de agua e ir de playa en playa por precios que jamás encontrarás en ningún otro lugar, disfrutar de atardeceres espectaculares, y por supuesto torrarte al sol.

foto de playa tailandia

También es, como ya has leído más arriba, el país de las sonrisas. Uno de los motivos por los que un pedacito de ti se quedará en este país es por su gente. En pocos lugares te encontrarás con personas más hospitalarias, dispuestas a hacer por ti todo lo que esté en su mano. Y siempre con una sonrisa para regalarte.

smiling-children-1439330

Es altares en cualquier rincón (calles, casas y negocios). Nunca sabes dónde vas a encontrar un altar en honor a Buda, o bien para dar alojamiento a los espíritus. Al principio esto es algo que impacta, pero a medida que te vas acostumbrando al país y sus costumbres, se te hace normal entrar a cualquier tienda y que tengan su pequeño altar con velas y ofrendas, así como verlo en los jardines de las casas. Los San Phra Phum (Casas de los espíritus) sirven para dar cobijo a los espíritus que habitaban esa determinada parcela de terreno antes que sus actuales dueños.

altar de los espíritus

Es comida en las calles. Lo mismo que sucede con los altares, sucede con los puestos de comida callejeros. Tailandia es un lugar en el que si pasas hambre es porque quieres. Prácticamente en cada esquina hay un pequeño carro en el que puedes adquirir frutas, insectos fritos (abre tu mente, están realmente buenos), tortitas, arroz, pinchos de carne… ¡A comer se ha dicho!

mercado flotante

Es templos que te remueven por dentro. Seas o no budista, Tailandia está repleta de templos que te dejarán sin aliento. Son obras arquitectónicas imponentes, que cuidan hasta el más mínimo detalle, con una decoración exquisita. Además, visitarlos es una manera ideal de conocer la historia de la ciudad y empaparte de su cultura. Si tienes oportunidad, no dudes en conocer los templos en ruinas de Ayutthaya, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

bda de piedra

Es un caos encantador. Los núcleos urbanos del país son verdaderamente caóticos. En ciudades como Bangkok o Chiang Mai te verás envuelto en una marea de coches, personas por las calles y  tuk tuks. Pero es un caos al que en seguida te acostumbras, que no agobia en exceso y que hace especial a la ciudad, y sin él, Tailandia no sería Tailandia.

caos-carretera

Por todo esto y mucho más que deberás descubrir tú mismo ve a Tailandia, deja un pedacito tuyo allí, y tráete un pedacito suyo aquí.

P.D: Para viajar a Tailandia y otros lugares descubre las ofertas de Rainbow Gay Tours.

Beatriz Domínguez es licenciada en ADE, publicista y una viajera incansable. Puedes leer su nuevo blog de viajes Callejeando por ahí.