Tecno

videoconferencia

La tecnología en las reuniones multinacionales

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

La globalización ha cambiado nuestra forma de trabajar y nuestra forma de entender el mundo. Las comunicaciones tradicionales han sido sustituidas por las telecomunicaciones y ahora todo se realiza a distancia. No solo hay cada vez más empresas online nuestra IrisPeople sino que los contactos entre diferentes empresas también se hacen por correo electrónico o por videoconferencia, utilizando Internet. Las reuniones de siempre se han sustituido por las virtuales, consiguiendo ganar más horas para las empresas que trabajan en tiempo real a nivel global cara a cara con socios, clientes o proveedores de cualquier lugar del mundo. Esto ha ayudado a las empresas y asociaciones centradas en el colectivo LGTB+ que han encontrado la forma de trabajar juntos para conseguir objetivos comunes.

Hay un estudio de Cisco e Ipsos Mori, que afirma que la telepresencia pueden ahorrar a las empresas hasta un día de trabajo a la semana. Lo mismo pasa en el caso de las grandes federaciones de ONGs LGTB como la ILGA. Incluso la videoconferencia se ha quedado antigua frente a este nuevo sistema. En la telepresencia se mantiene la máxima calidad de imagen y sonido con la posibilidad de contactar con personas que se encuentren en distintos países a la vez, como si estuvieran en el mismo espacio. Esto ha favorecido los grupos de trabajo entre empresas y consultoras especializadas, asociaciones o en grandes multinacionales en los que se trabaja en un mismo proyecto en países diferentes en equipo sin ninguna diferencia con el trabajo presencial.

Así, un ejecutivo de Barcelona puede contactar con su superior en Londres y con el jefe que se encuentre en Melbourne o Shanghai. Eso sí, será difícil acertar con una hora que a todo el mundo convenga ya que es imposible en un etorno laboral tan inmenso como el mismo planeta. Hay que tener en cuenta que no solo han cambiado las reuniones sino toda la forma de trabajar en las asociaciones, las pymes y  en las grandes empresas multinacionales. De hecho, incluso hay cada vez más pymes internacionales que aprovechan las ventajas de la tecnología para poder ofrecer un producto exclusivo a todo el mundo.